¿Qué espera el CEO del socio de Talento?

Conocimientos-CEO-Inside

Todo CEO aspira a que sus ejecutivos hablen su mismo idioma. En lo que respecta específicamente a su socio de Capital Humano, en primer lugar debe alinear sus objetivos de CH con los objetivos estratégicos de la organización. Es decir, más que incluir como metas: horas invertidas en procesos de reclutamiento, horas de capacitación por colaborador; realizar estudios de clima organizacional, etc.; su rol debe estar orientado a: incrementar la productividad, disminuir los niveles de rotación, atraer y retener el mejor talento así como impactar con su gestión los indicadores financieros de la empresa.

Sin embargo, cumplir con este rol no es tarea fácil, ya que los temas operativos de capital humano que consumen mucho tiempo deben realizarse eficientemente y por lo general los recursos en Capital Humano no son abundantes. Habiendo dicho esto, para que el socio de Capital Humano pueda dedicarse a los temas estratégicos que se esperan de él, debe procurar tener no solo conocimientos a nivel de capital humano, sino un conocimiento profundo de todas las áreas de la organización, conocimientos financieros y habilidad para identificar aliados o socios estratégicos que le apoyen en su gestión.

Un buen aliado o socio le apoya en el alineamiento estratégico (organización y personas), le comparte “best practices” y “benchmarks” locales y globales que permitan enfocar su gestión, le proporciona herramientas adicionales para el desarrollo del talento y le acompaña efectiva y estratégicamente en todos los procesos de capital humano.

Para que su rol sea reconocido como estratégico, el socio de Capital Humano debe ganarse un puesto en la mesa con el resto de los ejecutivos de primer nivel, debe comprobar que su gestión agrega el valor que está esperando el CEO. Esto se podrá lograr si sus procesos de Capital Humano son eficientes, si atrae, desarrolla y retiene el mejor talento a la organización, si puede comprobar que el impactar positivamente los indicadores de capital humano puede directa y positivamente influir en las cifras de negocio de la organización.

Solo así podrá obtener los recursos que se requieren para llevar adelante su gestión y que los mismos sean percibidos como una inversión, no un gasto.